Presentación Design Research para UX Spain 2012

Hace un par de semanas estuvimos en Salamanca en la primera celebración del UX Spain, donde Ana Escontrela (UX Designer) y yo  hicimos una presentación sobre investigación en diseño que comparto en este post.
La versión que veréis aquí es una adaptación con algunas diferencias sobre la que presentamos en Salamanca, pero con la misma idea: la importancia de la investigación en diseño.
Debajo incluyo las principales ideas expuestas.

  • La evolución del diseño a terrenos que plantean retos más allá de la estética, como el diseño estratégico o el diseño de servicios, requiere de una integración real de la investigación al proceso de diseño.
  • Hoy en día nos enfrentamos a retos de diseño más complejos, como diseñar para plataformas con códigos de uso específicos, diseñar para nichos, o innovar en tiempos donde los cambios se suceden con mucha rapidez, lo que implica que no podemos esperar a que llegue la inspiración para tener ideas geniales, hay que salir a buscarla.
  • A día de hoy muchos diseñadores han adoptado habilidades de investigación porque perciben el valor del contacto con el usuario, pero estos no tienen tiempo para aprender y poner en práctica otras técnicas o para analizar en profundidad los resultados.
  • En grandes empresas con departamentos especializados la investigación y el diseño funcionan por separado. En estos casos donde hay recursos pero no comunicación el resultado es una investigación cuyos frutos no suelen ser útiles para el diseño.
  • Design Research o investigación para diseño es lo que planteamos como solución, no sólo investigar en un contexto de validación, sino también para la exploración constante de escenarios y alternativas.
  • Esto implica que la investigación pase de ser un requerimiento de los stakeholders (cliente, product managers, etc.), a convertirse en una demanda del diseñador, que entiende su valor añadido en el proceso de diseño.
  • Este valor añadido es fundamentalmente la posibilidad de comprender problemas más complejos con profundidad y amplitud, porque la calidad de un diseño es directamente proporcional a la comprensión que el diseñador tenga del problema.
  • Los investigadores y los diseñadores tienen que trabajar en equipo: ambos deben estar en la definición y ejecución de la investigación y en la definición y ejecución del diseño.
  • Esta forma de trabajar implica que:
    • Se obtendrá mayor riqueza en los resultados, ya que se enfocará el esfuerzo en arrojar luz en los aspectos del problema  que el diseñador haya apuntado.
    • Se obtendrá una visión más amplia del problema. El enfoque analítico aporta asociaciones y categorías de aproximación a un problema que no solo contribuyen a la comprensión del mismo, sino también a la calidad de la solución generada.
    • Contar con el investigador sirve para poder aplicar otras técnicas más allá del test o el grupo de discusión y poder explicar estas decisiones de investigación al cliente o a los jefes de producto cuando sea necesario.
    • La participación del diseñador en la investigación conlleva un proceso natural de generación de ideas u “observation storming”. Mientras el diseñador está en la investigación automáticamente genera ideas que nutren su proceso.
    • El investigador en la fase de diseño debe ser una fuente de feedback para el diseñador, ya que es alguien que conoce a fondo el proyecto y que ha acumulado información necesaria para apoyarle en momentos críticos.
  • En la práctica la forma de trabajar implica:
  1. Definir objetivos a partir del problema de diseño.  Teniendo en cuenta las herramientas del investigador para la extracción de información, una alternativa para definir las verdaderas necesidades del diseñador es generar estos objetivos a partir de una solución rápida que este haya esbozado, donde se evidencien sus incertidumbres y las hipótesis que éste haya planteado en su acercamiento al problema.
  2. Experimentar la investigación. El diseñador debe participar en el trabajo de campo no desde detrás de las cámaras, sino como parte del equipo, interactuando también con los usuarios. No es necesario que esté en todas las sesiones o visitas, pero si que entienda la dinámica y la experimente personalmente.
  3. Analizar las sesiones. El diseñador y el investigador deben procesar juntos sus impresiones de la investigación, combinando sus habilidades de análisis y síntesis. Así el investigador obtiene feedback sobre los insigths más relevantes para el diseño y a su vez el diseñador tiene material para trabajar en su propuesta.
  4. Comunicar, no abrumar.  Los resultados de la investigación también deben ser comprendidos por los stakeholders, y para esto el diseñador puede ayudar a definir una mejor manera de comunicarla, que facilite su rápida interpretación, evitando los problemas del informe tradicional.
La decisión de qué camino tomar para incluir a la investigación como parte del proceso de diseño depende tanto del campo de trabajo como de la madurez de la organización, y mientras más grande sea esta organización más complejos serán los problemas de diseño a los que se enfrenten.
Los diseñadores sabéis manejaros en la incertidumbre, y entendéis que no existe la solución perfecta, pero también estáis acostumbrados a seguir muchos caminos para llegar a una solución.
Sea cual sea la vía, pasa por redefinir nuestra metodología de trabajo teniendo en cuenta la variedad de posibilidades que ofrece la investigación, haciendo real lo que la mayoría de nosotros profesamos cuando usamos la expresión de “diseño centrado en el usuario”.
Advertisements

Así lo hacemos en casa: procesando información

Me apetece compartir con mayor detalle algunas prácticas de mi trabajo que entiendo que eliminan el gap entre la investigación y el diseño y convierten a esta relación en Design Research.

En esta ocasión, voy a contaros un método que utilizamos para procesar la información o los resultados de una investigación y analizarlos en equipo.

Para analizar investigación cualitativa es común “vaciar” la información en parrillas o grids, sobretodo en excel, organizándola de manera que sirva para luego generar un informe a partir de darle mil vueltas a estos datos.

Si bien este proceso es efectivo para que el investigador analice la información y genere reportes, es muy deficiente a la hora de compartir y visualizar la información recolectada con otras personas (a día de hoy todavía tengo problemas para imprimir una hoja de excel en formato decente…).

La alternativa que me funciona es vaciar en postits, trasladando la organización de contenidos en tablas a un panel a partir del cual contar estos resultados a los diseñadores (que idealmente han presenciado el campo en alguna ocasión).

¿Y qué ventajas tiene esta forma de trabajar?

  • Trabajar juntos a mismo tiempo y sobre la misma información. Resulta muy limitante y distanciado hacer equipo frente a una pantalla y por lo general se termina haciendo de manera serial y no en paralelo. No es necesario que cuente las ventajas de que todo el equipo esté “en la misma página”, pero igual aquí me gustaría enfatizar que compartir de esta forma la información hace además que todos se sientan dueños de la misma y por lo tanto potencia la implicación en el análisis.
  • Contar con un resumen visual de la información. Poder ver y mostrar de un vistazo los acontecimientos del campo permite comparar con mayor agilidad los resultados: ver las coincidencias entre los tests, la gravedad de las barreras, etc. Además de la posibilidad de resaltar estos datos en el mismo panel utilizando códigos de color.  
  • Formato flexible para su ampliación y edición. Si se formulan hipótesis o se generan nuevas conclusiones sobre lo observado será posible mover y editar los contenidos en el momento.
  • Sitio de consulta. Vinculado a la flexibilidad del formato, el tener el panel disponible en todo momento implica que el equipo podrá volver a consultar de forma individual o volver a reunirse tras procesar esta información y evaluar el análisis/diseño generado a partir de la misma.
  • Agiliza la toma de decisiones. El proceso de vaciar y analizar que realizábamos antes implicaba que el diseño tenía en cierta forma que esperar a tener un informe o resumen para la toma de decisiones, incluso plantearse cambios poco eficientes una vez recibidas las conclusiones. Contar con un vaciado en paneles ofrece información en bruto que ayuda a evitar estos set backs.

En realidad todas estas ventajas constituyen un único gran beneficio: la posibilidad de trabajar en equipo y contagiarnos buenas prácticas, después de todo, esto es solo work in progress.

Aprendizajes cobrando sentido…

Hace 4 años que trabajo en Designit, y dado que no he parado de aprender en todo este tiempo puedo decir que me encuentro en un lugar excelente para trabajar, tanto por las personas que la conforman, como por la constante autorreflexión y transformación sobre nuestro trabajo. Esto es lo que nos ha llevado hoy en día a estar entre los primeros y lo que me inspira a compartir estas reflexiones sobre mi trabajo.

Hace ya bastante un gran diseñador y amigo me explicó su visión de la investigación desde una perspectiva no muy optimista y hasta cierto punto realista: los investigadores piensan, no hacen (obviamente con una visión del hacer enfocada a objetos/interfaces, cosa que se merece su propio post).

Ya había visto como en empresas de productos de consumo masivo la investigación era de lo primero que recortaban durante una crisis. En diseño no es que se eliminara la investigación, es que en muchas empresas no existe… también me hizo ver la poca visibilidad que teníamos los investigadores en el sector, sin ánimos de ofender, no conozco a nadie que haga Design Research en España además de mis compañeros, y sé que los hay…

Me planteé que esa visibilidad pasaba por comunicar mejor nuestro trabajo, y por qué no, por empezar un blog. Pero solo hasta hace unos días entendí que tenía sentido:

  • Primero por la necesidad de reivindicación (u orgullo, qué más da). Pensar es importante, conlleva a un nivel mayor de profundidad en el entendimiento de un problema. Sí, todos podemos observar y escuchar, pero nosotros además sabemos transformar lo que observamos y escuchamos en insigths. Sabemos extrañarnos, ampliar el campo de visión, interpretar… adaptar metodologías a las necesidades de información para obtener resultados accionables. En todo caso, lo que está mal es desenlazar el pensamiento del hacer. En mi experiencia de trabajo con diseñadores aprovechamos las habilidades de cada uno para llegar a conclusiones y experimentar. El aprendizaje que surge de estas discusiones resulta en mejores entregables y en soluciones viables para el diseño.
  • Segundo, evolución del sector y del diseño. Mi trabajo no consiste en justificar decisiones de diseño, consiste en generar conocimiento para tomar mejores decisiones. Resulta limitante pensar en una interfaz cuando trabajamos con clientes en la definición de su estrategia de negocio. Ahora, como bien apuntó Margarita Barrera (Experience Design Manager en Telefónica), estamos diseñando servicios, lo cual implica entender todos los puntos de contacto del usuario con los mismos (tiendas, call centers, webs…). Estas experiencias solo se entienden investigando, e investigar también es un proceso iterativo: planteamos y descartamos hipótesis constantemente hasta llegar a un planteamiento satisfactorio.
  • Finalmente y aunque suene a cliché, veo a pocas empresas trabajar en equipos multidisciplinares integrados, y entiendo que la aplicación y el crecimiento de la investigación pasa porque los equipos (stakeholders, diseñadores, programadores, etc.) entiendan su valor. Pero también los investigadores debemos aprender a demostrarlo. Los diseñadores ya conocen este valor ya que siempre han hecho investigación de alguna u otra forma (me consta que son excelentes observadores de detalles). Aún así, queda mucho camino por recorrer, porque si bien el Design Research parte del diseño (otro futuro post), queda incorporar un sinnúmero de técnicas y procesos que realmente exploten lo mejor de cada disciplina.

Es difícil terminar un post sobre un tema que apasiona, pero entiendo que prolongar este primera entrada implicaría probablemente un exceso de información y dificultaría por tanto su digestión, así que por el momento hasta aquí llego. Aún así, a modo de teaser y cierre, dejo un twitt de un compañero que refleja que es buen momento para este tipo de reflexiones y para que empecemos a plantearnos qué clase de investigadores queremos ser…