Aptitudes de un design researcher

Para investigar en diseño viniendo de formación en humanidades y ciencias sociales es necesario adoptar algunas aptitudes que si bien no se aprenden en la carrera, resultan fundamentales para realizar investigaciones en un contexto mucho más acelerado y flexible que el de la academia o la investigación social y de mercados.

Por otro lado, design research implica que el investigador debe tener conocimientos profundos de la práctica del diseño, tanto para comunicarse de una forma más clara y directa con los diseñadores con los que colabore, como para poder ofrecerles directrices o insights que realmente aborden los problemas de diseño.

Estas condiciones en mi caso han sido el resultado de una mezcla de aprendizajes adquiridos tanto en la práctica con otros profesionales de diversas áreas (por ejemplo, diseño de interacción y diseño de servicios), como de la lectura y el estudio de publicaciones de diseño. De más está aclarar que este es un camino de aprendizaje constante, cambiante y probablemente infinito, pero si queremos pasar mucho tiempo en él es importante cimentarlo bien.

Antes de recomendaros algunas lecturas que considero fundamentales propondré 3 aptitudes pilares sobre las que trabajar para ser mejores design researchers:

  1. Capacidad de síntesis. Habiendo hecho investigación social y de mercados puedo afirmar con certeza que resumir no es una práctica que se considere valiosa. Como mucho se realiza una agrupación de las conclusiones. En el entorno de diseño la síntesis es una práctica activa y constante, que responde tanto a la agilidad del contexto de investigación como a la importancia de comunicar resultados accionables con claridad. Es decir, una síntesis en investigación para diseño debe poder utilizarse como un briefing o un listado de mejoras priorizadas, documentos a partir de los cuales cualquier miembro del equipo o del cliente involucrado en el proyecto pueda continuar su trabajo.
  2. Asumir como propio el proceso de diseño. A diferencia de un plan de investigación el proceso de diseño es algo más caótico, lo que explica en parte el hecho de que la investigación en muchos lugares siga siendo algo separado que ocurre puntualmente antes o después del diseño. Pero el design researcher debe entender qué está pasando en el diseño y qué puede aportar al proceso, más allá de la fase de definición del producto o servicio. Como bien apunta el compañero Rosillo: “Los hallazgos se comparten, se revisan y se itera sobre ellos”.  Idealmente, la investigación es también iterativa, par dar respuesta a la evolución del diseño en cuestión. Por ejemplo, en la definición de un nuevo producto puede hacerse investigación contextual al inicio, cocreación sobre un concepto durante el diseño y pruebas con diarios de las primeras versiones.
    Como ejemplo de buenas prácticas de integración al proceso de diseño os presento Hackity, una iniciativa de mejora de los espacios urbanos que parte de una investigación de guerrilla y que utiliza las herramientas de design research para la definición y resolución de los retos que implica convertir una ciudad en Smart City.
  3. Compartir el análisis. En nuestra formación aprendemos muy bien cómo digerir la información del campo, pero no realmente a compartirla. Tenemos esquemas predefinidos muy cerrados de cómo debe organizarse y presentarse un informe, pero malas noticias, esto sirve para poco o nada en diseño, cuento con varias confesiones de diseñadores que no sacan el tiempo para leer informes de investigación, tanto por su extensión como por lo poco accionable que resulta la información que reciben.  Sobre esto tenéis más información en la tesis de Sleeswijk Visser, F., que evaluó diversas formas para comunicar de forma óptima los resultados de una investigación al equipo de diseño: informes, personas, escenarios, videos, etc.
    En resumen, esta comunicación ideal pasa por pensar en equipo, visualizar juntos la información y sacar conclusiones e insights que sirvan al diseño, porque el investigador aporta su capacidad analítica a este proceso, mientras que el diseñador dirige la síntesis a una aproximación práctica, y claro, porque no hay una única forma de comunicar esta información, pero juntos podrán plantearse modelos que respondan mejor a los objetivos del proyecto.

Estas no son todas las aptitudes que un investigador debe desarrollar concienzudamente para trabajar en diseño, pero en mi opinión abarcan los principales retos a los que nos enfrentamos cuando tenemos que lidiar con el caos y la incertidumbre de este proceso.

Y como había ofrecido al principio, algunas lecturas básicas en mi formación como design researcher. En particular estas lecturas me han ayudado a ver el fuerte vínculo de la psicología y el diseño y, por otro lado, a distinguir el buen diseño y valorarlo:

PD: Prometo compartir más lecturas en futuros posts.

One thought on “Aptitudes de un design researcher

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s